¿Por qué me pone nerviosa el concepto de Periodismo Sostenible?

Hacía tiempo que un concepto no me dejaba abiertos los ojos como platos durante horas, así como la lengua preparada para soltar miles de improperios. Y sí debo decir que Ignacio Escolar y sus compañeros lo consiguieron con su vídeo en búsqueda de suscriptores. Había muchos elementos en tal vídeo que te pueden parecer reprobables (como la tendencia que tenemos los periodistas de meternos en una torre inmaculada de ética enlatada mientras narramos cómo son las existencias de ese pueblo que sufre, sin mancharnos un poco con la miseria del mundo). ¡Cómo nos gusta hablar y escucharnos! Decirnos unos a otros, a España le pasa esto, a Bankia lo otro y a los ciudadanos nos parece… (Usamos el plural mayestático por mera cortesía, no es que nos sintamos para nada ideologizados o engañados como el resto del pueblo llano, porque todos debéis entender que con la licenciatura y el puesto nos dan un lugar en primera línea delante de la estrella de la razón trascendente… sí… para eso pagamos las tasas). Teniendo las dos siguientes ideas muy claras podréis entender la dificultad de no cortocircuitar el verdadero debate ciudadano por parte de nuestros medios y periodistas:

  • Los periodistas somos gente  más ética que el resto.
  • Los periodistas no estamos ideologizados, y en el caso de estarlo sólo desde una perspectiva de instrumento para la categorización del mundo cognitivo en el lugar que le corresponde, no hay sueño dogmático posible. (Sí, somos así de guays, pensamos que la ideología es como una camisa, te la puedes poner y quitar y aun así seguir conociendo el mundo, y algunos incluso postulan por un periodismo sin ideología y luego les gritan a otros dogmáticos, yo la verdad prefiero no pronunciarme sobre quién está más drogado [por opio claro] o confundido)

Desde nuestra torre racional analizamos el mundo. Esa torre racional es algo así como el ojo de Sauron porque allí vemos el ojo del mal desde la línea del mal, pero para hacer el bien. Sí, habéis llegado a la conclusión exacta, los periodistas somos héroes superpoderosos, porque sólo con superpoderes lo anterior y esto sería posible. Y sólo con superpoderes podría entenderse un vídeo como el del Diario.

A ver,  Ignacio Escolar y su séquito, periodistas progres de izquierdas, que en teoría defiende la necesidad intrínseca del derecho a la información del ciudadano en democracia como único elemento que genera una posible conexión entre política y pueblo, articula la idea de Periodismo sostenible. A primera vista pareciera un término progre, ecológico, y casi postmoderno, o sin el casi, postmoderno. Pero en cuento lo escuchas dos veces empieza ( al menos a mí me pasa) a salir una especie de urticaria sobre la idea de Periodismo que lo deja tocado y hundido, al mismo nivel que el estado del bienestar ha perecido bajo esa idea de sostenibilidad y austeridad.

La RAE (sacrosanta institución de gran relevancia para saber cuándo, periodista intrépido, debes usar anglicismos o no) define sostenible de la siguiente manera:

1. adj. Dicho de un proceso: Que puede mantenerse por sí mismo, como lo hace, p. ej., un desarrollo económico sin ayuda exterior ni merma de los recursos existentes.

La RAE, institución falocrática (contemos el número de mujeres) de un oportunismo político inconsciente pero muy pensado, y cuyo mayor mérito reconocido por todos los periodistas es la creación del concepto bolaspa con la que se define la incorrección gramatical y/o ortográfica, normalmente no tiene grandes posturas que añadir a este tipo de debate (ni debiera por mucho que ellos se empeñen en lo contrario). Pero hoy ante esta definición, debo decir que estoy especialmente contenta con esta institución, ¡Gracias a todas las letras, desde las mayúsculas a las minúsculas de la A a la Z, me habéis dado el argumento perfecto!

El periodismo, según Ignacio Escolar, debe poder mantenerse por sí mismo, sin ayudas exteriores, y además debe ser productivo en términos económicos para no caer en el déficit o ser (oh, terror) los subalternos de otras estructuras de producción de las grandes macrocorporaciones que suelen dedicarse a editar y a producir los medios. Y entonces, para no rendirnos ante esa dependencia, debemos buscar nuevos modelos de negocios (esa palabra mágica que a día de hoy lo soluciona todo, ser EMPRENDEDOR) que hagan que estos medios sean sostenibles en el contexto de las nuevas tecnologías. La idea de sostenible implica, que en el caso de que no lo sea (algo no sólo posible, sino que por el número de EREs que acosan a los grandes medios es más que un hecho) no sería ilícito que dejara de existir esta figura que no es productiva, que no es un buen modelo de negocio y que los intereses privados no se deben ver obligados a mantener.

Y entonces, aquí entramos en el aburrido (o frenético y entusiasta) debate que todo estudiante de periodismo (no olvidemos candidato para héroe con superpoderes) ha tenido que tener en todas sus clases durante toda la carrera:

¿Qué pasaría si el Estado tuviera la obligación de financiar a la iniciativa privada mediática para mantener una pluralidad de voces de facto y evitar que se desarrollaran monopolios monocognitivos del imaginario político español?

Debo decir que aquí la respuesta siempre tendía a ser la preferencia por la no legislación. El Estado no debe meterse en el periodismo. Idea que se ocupó muy bien de defender el diario El País desde su fundación, y que siguieron perpetuando el resto de medios. ¿En qué beneficia eso al ciudadano y al periodista? Pues según innumerables superhéroes progres con superpoderes congnitivos (véase la entrevista de Ana Pastor a Correa del año  pasado) en todo. Y lo argumentaban desde el mal pasado franquista (argumento que sólo usan los neoliberales cuando les interesa, debo decirlo, por lo que resulta algo ridículo que estos progres también tengan la tentación de caer en él).

¿Y en qué beneficia realmente? En nada porque precisamente lo que ocurre es eso. La ideología en cuestión económica siempre suele inclinarse por el lado de la balanza neoliberal, por lo tanto un diario que defienda este imaginario tendrá más posibilidades de encontrar financiación, que aquel que defienda (de un modo naif o no) una perspectiva liberal y de solidaridad como fundamento del estado democrático.

Pongamos la vista en Francia. Ellos legislan el derecho a la información con leyes intervencionistas. Limitan la tasa de difusión de ciertos conglomerados empresariales e intentan que todas las voces tengan una mínima difusión (esta es la letra de la ley, que de facto no sea más que letra ya es otro debate). ¿Sería Francia un estado con déficit democrático como insinuaba Ana Pastor a Correa que era Ecuador? ¿Es Francia un país cuyo CNRS (CSIC francés) desarrolla durante periodos de elecciones estudios sobre el tratamiento político que se hace en los distinto medios durante la campaña electoral  a partir de la visita de investigadores a estas redacciones (siempre y cuando éstas acepten), un país con déficit democrático? Debo confesar que disfruto enormemente imaginando la llamada de un investigador del campo comunicativo del CSIC a Maruenda pidiéndole estar como observador en su redacción durante la campaña electoral, pero que aún disfruto más imaginando la reacción ante esa llamada de Samoano (director del ente público) o la de Cebrián (director de El País, ese periódico de izquierdas). ¡Su grito en el cielo tendría dimensiones estratosféricas!

Como no me encuentro en posición de responder a esa pregunta, iré a donde quería llegar. Hablar de Periodismo Sostenible en una impostura en sí misma dentro de un sistema democrático, pero que encima lo haga un periódico que se anuncia como de izquierdas hace que la impostura se eleve al cubo. El Periodismo en una democracia no debe ser sostenible o no, DEBE SER, simplemente. Y si al capital no le interesa que sea, el Estado debería tener la obligación de que, o bien, al capital le interesara que fuera, o bien le obligara a que fuera. Debo añadir que conozco la legislación española en esta materia, y sé que el Estado tiene la obligación de crear medios públicos cuando la iniciativa privada no se ocupe de ello en determinados campos de difusión. Pero conociendo la evolución de nuestro magnífico ente público, y su para nada politización, permitidme que me encuentre recelosa ante el hecho de que esta legislación cubra los silencios informativos.

Dicho esto, me pronuncio: señores legislemos sin ambigüedades el derecho a la información, legislemos sobre el derecho a la difusión de las ideas sumergidas, porque es legislar en contra del silenciamiento (ése que Rawls o Kymlicka veían como un ataque a los derechos fundamentales de los individuos). Y ya que nos ponemos a legislar en contra del silenciamiento y de la distorsión, legislemos sobre los derechos laborales del periodista, sobre sus condiciones de acceso a tal puesto, sobre su salario mínimo y creemos un colegio nacional de Periodistas, donde quien esté ahí, quien ejerza como tal tenga un mínimo de conocimientos sobre el contexto informativo (para nada sencillo) que toca analizar en toda democracia. Y esta licencia, este acceso al colegio de periodistas, se debería conseguir a partir de unos títulos y no de otros: Licenciatura en Ciencias de la Información, en Periodismo y en Comunicación Audiovisual (o sus consecuentes Grados).

Y ya que seguimos legislando sobre esto, también deberíamos extirpar de los planes de estudios de Periodismo esa absurda idea de que un periodista sólo necesita conocimiento instrumental. Porque yo como periodista, a diferencia de Jon Sistiaga (véase esta entrevista en Jot Down) (sí ese otro proge) considero que un periodista sí que necesita una formación académica y ética fuerte de base. La estética y la ética no pueden salirse de la formación del sujeto que intenta analizar el imaginario de una sociedad y explicárselo al resto, con mayor o menor atino, pero ésa es su función: difundir el imaginario del poder de tú a tú.Y esto sólo se consigue  desterrando la estúpida idea de que somos héroes. No somos héroes, cumplimos una función ética fundamental en un estado de derecho y nos pagan por ello, o deberían (como al profesor o al médico). Pero no somos héroes, y en el momento en que alguno aspiráramos a serlo deberían quitarnos nuestra dichosa licencia (ésa que no existe), porque de ahí a la megalomanía y a la connivencia con las ideas neoliberales de la empresa informativa hay un paso. Si no, ¿de dónde viene esa necesidad continua de convertirnos en marca? ¿A quién beneficia? ¿ al ciudadano, o a nuestro bolsillo y al de la cabecera?

Legislemos señores, legislemos.

(Y  si alguien viene respondiendo que hay que adaptarse al sistema o morir de hambre, bien debatamos sobre cómo cambiar el sistema, aún no hay una tasa impositiva sobre la libertad de expresión). Debatamos señores, debatamos.

Ignacio, de verdad que te respeto, pero el Periodismo Sostenible no puede ser la salida ante un sistema que lo que necesita es una nueva construcción desde la base. Ante un sistema que no necesita a los medios, y que no quiere a los medios, o que sólo quiere a sus medios. No podemos dialogar, no cabe el diálogo con el capitalismo, lo siento, reconozcámoslo.  Y este instrumento del estado de derecho (Periodismo)  no merece que lo pisoteemos de nuevo haciendo que en un medio de izquierdas se sume a la consigna de lo sostenible, al igual que no lo merce ni la sanidad, ni la educación, ni la justicia. Si para ellos suena fascista, para el periodismo también debería sonar así.

Anuncios

Acerca de lidiacastillo

Periodista y estudiante del Máster en Teoría y Crítica de la Cultura, así como aprendiz de redacción digital e impresa en la revista Sport Life.

Publicado el diciembre 22, 2012 en Lidia Castillo, Ni perdidos ni Parados y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Muy bueno. El concepto de sostenibilidad es también mi némesis personal. Cuando se aplica a la ecología, con aquello del “desarrollo sostenible”, se usa para esconder que el crecimiento económico no puede ser sostenible. Cuando se aplica a los bienes sociales primarios (sanidad, educación, justicia, información, etc.) se hace para desmantelarlos. Cuando se aplica al sistema financiero, es para robarnos. El concepto de sostenibilidad es un arma ideológica muy peligrosa.

    Enhorabuena por tu artículo. Sigue escribiendo cosas como esta. Son muy necesarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: